Maia Marinelli. Sin cobijo

Español

Ana Sanfrutos MIRANDO A Maia Marinelli

Publicación original en Mujeres Mirando a Mujeres

Iba a ayudar a Maia a montar una instalación urbana interventiva en algún punto a decidir de Berlín así que quedamos por la mañana para buscar localizaciones. Encontramos el sitio perfecto para “Communication Design” en unas sillas altas de madera que sirven para observar los pájaros de un pequeño santuario artificial creado en medio del parque berlinés, Tempelhof. Un parque que aprovecha las pistas de aterrizaje de un antiguo aeropuerto construido por Hitler. Creo que fue el día de más sol y bochorno que he vivido en los muchos veranos berlineses que llevo a cuestas y hasta mis hombros andaluces sucumbieron y se me torraron. No había ni un maldito árbol en este el aeropuerto que echara una poquita de sombra para cobijarse debajo. “Communication Design” consistía en unir estas sillas altas de observación y ensimismamiento con latas y cordeles, un sistema rústico que los niños de generaciones pre tecnológica recordaremos: unir un cordel a dos vasitos de yogures vacíos para hacer un teléfono. Una maravilla de la ciencia pre whatsapp. El objetivo de esta instalación urbana era invitar a los observadores de pájaros a tomar las latas y comentar lo observado con el vecino, invitarlos a conocer a la persona desconocida en tu cercanía. Un bonito canal de chat rudimentario y presencial. 

Advertisements